Persecución a los trabajadores de la Anses: el desguace de la seguridad social

Persecución a los trabajadores de la Anses: el desguace de la seguridad social

La Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) viene siendo atacada sistemáticamente desde el 10 de diciembre. El gobierno de Javier Milei tiene, en ese punto, un objetivo inconfeso: “desguazar” al organismo clave para la gestión de las jubilaciones, las pensiones y la concreción de nuevos derechos.

Así lo advierte el gremialista, militante y ex funcionario de la propia Anses Juan Manuel Tignanelli. “Buscan desguazar para volver a las AFJP”, alerta. Su visión es que el plan de los libertarios busca a mediano plazo que el sistema previsional de reparto pierda fortaleza, cobertura universal y sustentabilidad.

(Si ese proceso de vaciamiento se completara, no habría más remedio que regresar a la jubilación individual por capitalización, el gran negocio que añoran bancos y fondos de inversión.)

Ex subdirector de Prestaciones durante la gestión de Fernanda Raverta, Tignanelli integra el Secasfpi, uno de los cuatro gremios –junto con APOPS, ATE y UPCN- que intervienen en la vida sindical del ente rector de la seguridad social en la Argentina. El sindicalista y militante kirchnerista denuncia que desde La Libertad Avanza (LLA) están llevando a cabo una campaña de hostigamiento contra los trabajadores del organismo. Buscan instalar el miedo y la desmovilización.

Juan Manuel Tinganelli, ex funcionario y trabajador de ANSES

Esa ofensiva comenzó con dos tandas de despidos: la primera, de alrededor de 500, ejecutada en enero; una segunda, de 850 personas, realizada en marzo. Los despedidos suman ya 1300.

Tignanelli conoce bien la Anses: ingresó como monotributista en 2011. Tres años después pasó a planta permanente y en 2016 fue elegido delegado paritario por Secasfpi.

Pese a sus fueros gremiales, la gestión de Mauricio Macri lo echó del organismo aunque tiempo después la Justicia laboral ordenó su reincorporación producto de un juicio que llegó incluso hasta la Corte Suprema. En 2022, tras ser designado subdirector, pidió licencia en el gremio; el 9 de diciembre pasado –último día de la gestión del Frente de Todos- quedó desafectado de esa función y retomó su puesto como trabajador de planta.

Vecino de La Matanza, miembro de La Cámpora, Tignanelli sabe que está en la mira de la estrategia de disciplinamiento lanzada para la Anses. A fines de marzo, un funcionario bonaerense de segunda línea del organismo, el jefe de la Regional Conurbano III (sur del GBA) Julián Laham, lo denunció ante la Justicia por la figura de amenazas a raíz de un episodio ocurrido el 27 de marzo en las inmediaciones de la Unidad de Atención Integral (UDAI) de la localidad bonaerense de Bernal, partido de Quilmes.

Tignanelli se encontraba allí junto al secretario general de Secasfpi, el gremialista y exdiputado nacional Carlos Ortega, más un referente local del sindicato, Juan Acosta. En ese lugar se había realizado una asamblea con los trabajadores de las oficinas (“UDAI” en la jerga interna) cercanas.

Esa actividad había sido convocada por el despido de veinte personas en las reparticiones vecinas de San Vicente y Alejandro Korn. Pero el malestar se potenció al conocerse la noticia de que Laham había ordenado al funcionario a cargo de la oficina de Alejandro Korn que anotara los nombres de los participantes de una asamblea previa: quería identificarlos para, según circuló, “despedirlos a todos”.

“Nos llegaron denuncias de compañeros delegados que nos han contado que este personaje (por Julián Laham) llama por teléfono para pedir informes a ver quiénes son los que están haciendo asambleas para amedrentarlos y decirles que si siguen con la medida de fuerza los van a despedir a todos”, cuenta Tignanelli.

El Secretario general de Secasfpi y exdiputado nacional Carlos Ortega

El cruce en Bernal de Laham con los representantes de Secasfpi –Tignanelli entre ellos- comenzó con el funcionario de Milei arriba de una camioneta y los gremialistas en la vereda de la UDAI. Luego Laham se bajó del vehículo y hubo un momento de tensión.

A raíz de ese episodio, Laham presentó una denuncia por amenazas que recayó en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 11 de Quilmes. Antes de desembarcar en Anses, Laham había sido candidato a intendente de Avellaneda por La Libertad Avanza.

“De la denuncia no tengo conocimiento, nadie me notificó de ninguna causa más que la cuestión mediática o de redes sociales, pero no me sorprende”, señala Tignanelli. Y agrega: “Lo que yo quiero es desenmascarar la persecución y la extorsión que está sufriendo nuestro sindicato (por Secasfpi), como también nuestros militantes y nuestros dirigentes, que están poniendo la cara por los 1300 compañeros despedidos en Anses”.

Estado en retirada

En cuatro meses y diez días de Milei presidente, la nueva política para la Anses incluyó más de mil despidos en UDAI de distintos lugares del país, como Bernal, Ezpeleta y Cuartel V de Moreno; el cierre de las reparticiones que se habían creado en el último tramo del gobierno del FdT (como la oficina de El Impenetrable, en el Chaco, abierta para facilitar la atención de los campesinos y pobladores que residen en esa zona tan aislada; y el incumplimiento del convenio colectivo de trabajo del sector, vigente desde el año 1998.

En repudio a ese combo de despidos masivos (1.300 sobre un total de 14.000 empleados), amedrentamiento y desinversión, los trabajadores del Anses realizaron un paro de 24 horas con movilización a la sede central del organismo, ubicada en la avenida Córdoba 720 de CABA. El paro tuvo lugar el 10 de abril y paralizó la actividad del organismo en todo el país.

A partir de ese día, las dos partes se mostraron dispuestas a abrir una mesa de diálogo con la –supuesta- intención de acordar reincorporaciones. Sin embargo, al momento de los hechos, los gremios se encontraron con que la gestión de La Libertad Avanza mostraba una postura extorsiva, en algunos casos, y dilatoria, en otros.

Un ejemplo: cuando el secretario general de Secasfpi se sentó a hablar con los representantes de Milei sus interlocutores le pusieron como condición sine qua non para cualquier acuerdo que él primero se pronuncie públicamente en contra de Cristina Kirchner y de La Cámpora. Ortega se negó.

“Hay un apriete por parte del Gobierno. Quieren que salga en contra del kirchnerismo”, avisó el propio Ortega en una entrevista con Daniel Tognetti en la AM530 Somos Radio.

A otro de los gremios, cuando sus dirigentes presentaron una lista de despedidos a ser reincorporados, le llegó una respuesta por demás imprecisa: según trascendió, desde el Ejecutivo “les fueron corriendo el arco” con frases como “tu listado está pisado” mientras pasaban los días.

Noventistas de peso

Hacia adentro de la Anses, desde el Ejecutivo buscan amedrentar y poner a la defensiva a los trabajadores. Intentan boicotear cualquier plan de lucha mientras ensayan el retiro progresivo del Estado del ámbito de la seguridad social.

En ese marco, no pareció casual que el ciclo del periodista Carlos Pagni en el canal LN+ dedicara uno de sus últimos programas a la figura de Tignanelli. También a la relación de Secasfpi con el kirchnerismo y a la dificultad que encuentra la gestión libertaria para seguir echando gente en el organismo. (Una limitación que el conductor y sus columnistas lamentaron con sorna).

“Para mí es un orgullo que el canal de Macri (por LN+) diga, como dijo de mí, que soy la cara de la resistencia a los despidos, y que Secasfpi, que conduce el compañero Carlos Ortega, sea el gremio que mayor intransigencia está mostrando”, dice Tignanelli.

Mariano Antonio Salvador de los Heros, junto a Sandra Pettovello, Ministra de Capital Humano de la Nación Argentina

Y sobre el futuro, alerta: “Hay un artículo de la ley Bases que plantea el fin de las moratorias previsionales. No es una cuestión menor, porque si eso llega a prosperar nueve de cada diez mujeres no se van a poder jubilar en la Argentina, y siete de cada diez hombres lo mismo. Si eso ocurre, en la Anses van a sobrar no menos de cinco mil o seis mil trabajadores”.

La cruzada libertaria para desmantelar la seguridad social  tiene algunas caras visibles, protagónicas. Combinan antecedentes noventistas con perfiles curiosos.

Facundo Echeverría, junto a la ex gobernadora María Eugenia Vidal

Mientras el director ejecutivo es el abogado recibido en la UCA Mariano Antonio Salvador de los Heros (reemplazó al schiarettista Osvaldo Giordano y en los ’90 fue gerente general de la AFJP del Banco Nación), el responsable de la Anses para la provincia de Buenos Aires se llama Facundo Echeverría y fue manager del músico de rock Pity Álvarez.

Echeverría llegó a la política a partir del PRO, desde donde intentó incursionar sin demasiada suerte en la localidad de Ituzaingó; luego estuvo ligado a la feria popular La Salada, cuya actividad –se sabe- mueve muchísimos recursos. Su momento de mayor notoriedad fue como participante del reality show “Cuestión de peso”.   

Notas Relacionadas

“El Cordobazo fue la insurrección urbana más importante de Latinoamérica”

“El Cordobazo fue la insurrección urbana más importante de…

Ian Debiase, autor e ilustrador del libro “La Rebelión, historias del Cordobazo”, dialogó con Susana Martins y equipo de La Banquina…
Podrida está la Rosada

Podrida está la Rosada

En su editorial en Jugo de Limón (AM 530 – Somos Radio, lunes a jueves de 20 a 22 horas), Sandra…
“Hay una exhibición de la crueldad por parte del Presidente”

“Hay una exhibición de la crueldad por parte del…

Jorge Alemán, psicoanalista y escritor, dialogó con Andrea Recúpero y equipo de La Vuelta Completa (AM 530 – Somos Radio, lunes a viernes de 18…