Horacio Verbitsky: El dólar y la peluca – El Cohete a la Luna

Horacio Verbitsky: El dólar y la peluca – El Cohete a la Luna

En el gobierno de la Capital Federal cuentan un diálogo de su jefe con el Ministro de Economía de la Nación.

No se confíen, porque yo le voy a ganar la interna a Patricia, ustedes pueden quedar terceros en la primera vuelta y nosotros ir al balotaje con los libertarios.

Esta fue la inmediata respuesta de Massa:

—En ese caso Milei te gana a vos, en tres meses incendia el país y volvemos nosotros.

Consultado para esta nota, Massa negó el diálogo y la reunión:

—Hace siete meses que no hablo con él. Nos tiroteamos mal.

Pero Rodríguez Larreta ratifica la versión y añade precisiones. El encuentro fue hace tres semanas y la discusión se produjo después, cuando un periodista, habitual vocero de la embajada de Estados Unidos, llamó al jefe de gobierno para pedirle confirmación.

—Jaja. Está blefeando— cerró Massa. (Con un neologismo derivado de bluf, del inglés bluff, que según la Real Academia Española significa “fanfarronada, acción intimidatoria hecha por quien no cuenta con los medios para cumplir su amenaza”.)

Tres tristes tercios

Cualquiera sea la versión que cada quien prefiera creer, el diálogo encaja en la convicción generalizada de que esta vez el electorado se dividirá en tres porciones equivalentes y la incógnita se reduce a saber el tamaño de cada una, es decir quienes pasarán a la segunda vuelta.

Por de pronto, el Frente de Todos y Juntos por el Cambio han logrado la primera coincidencia en tres años: el jovato de la peluca es una amenaza contra la democracia argentina y su propuesta de dolarización un disparate inviable. Mientras, ambos desean utilizarlo como ariete contra el otro. Es lo mismo que hace nueve décadas intentó la burguesía alemana con Adolf Hitler, otro personaje ridículo, a quien nadie asignaba futuro más allá de la destrucción de comunistas y socialdemócratas que se esperaba de sus camisas pardas. Lo narra en detalle Ken Burns (el autor de la imprescindible Jazz), en el documental Estados Unidos y el Holocausto que puede verse en Direct TV Go. Antes de que algún tonto diga que esa comparación banaliza el Holocausto, conviene aclarar que ni el sujeto, ni las fuerzas sociales involucradas, ni el contexto internacional pueden parangonarse. Incluso, Javier Milei anunció que contempla convertirse al judaísmo. El documental cuenta que durante su prisión por el putsch de la cervecería de Munich, hace ahora cien años, Hitler encomió la conquista del Oeste estadounidense, el exterminio de los nativos y el encierro de los sobrevientes en reservas y sugiere que fue una inspiración para su política europea. Del mismo modo, Milei sigue el surco que abrieron Macrì y Bullrich. De la grasa militante a la casta sólo hay un paso.

Antes de todo, las distintas candidaturas deberán sortear las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias, algo que sólo para Milei es un mero trámite, porque no habrá quien le dispute la vanguardia de la ultraderecha. Distinto es el caso del PRO, donde ya están definidas las opciones, encabezadas por Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich. La influencia entre Milei y Bullrich/ Macrì es recíproca, y en conjunto escenifican el corrimiento político hacia la derech que condiciona a Rodríguez Larreta. El desfiladero que debe recorrer es estrecho: para que la ultraderecha no lo arrase en las PASO necesita adoptar alguna de sus banderas, pero eso es contradictorio con la posición moderada que necesita para imponerse en la elección general y, sobre todo, para gobernar, según su propia definición.

Las inquinas dentro de JxC son tan intensas, que en el simulacro de unidad de sus principales dirigentes con los economistas que acompañan a cada uno, sólo se pusieron de acuerdo en fulminar los efectos que tendría el rayo dolarizador del devenido enemigo principal. El resto es un catálogo de buenos deseos: macroeconomía ordenada, control de la inflación, desarrollo, buenos salarios. La felicidad, la, la, la, la. Incluso se han producido amenazas de muerte a la madre del jefe de gobierno, Cristina Díaz Alberdi, de 83 años, visitas intempestivas de la policía de la Ciudad inquiriendo quien vivía en el edificio, y ruidos inquietantes en el departamento de la novia de HRL, Milagros Maylín, cada día más involucrada en la campaña de su pareja. D’Alessandro Ragtime Band, tararean en la casa de cristal.

La reforma laboral

El reproche a Massa por el trascendido de la reunión que el ministro niega, se repite con la filtración (siempre en el house organ Infoemba) sobre el encuentro de Rodríguez Larreta con la mesa chica de la CGT en la última semana de abril, para analizar la reforma laboral, que es una pieza básica del discurso cambiante, con mínimos matices entre sus distintas tribus. Según la nota, el precandidato dijo que no se proponía romper el sistema, sino modernizar la legislación a través de los convenios colectivos en la negociación tripartita. Milei, Macrì y Bullrich hablan de dinamitarlo o prenderle fuego.

Fue Macrì, no Milei, quien dijo que con los gremialistas hay que hacer lo que se hace con los caballos cuando tienen una lesión incurable: “sacrificarlos con el menor sufrimiento posible”. Y Bullrich quien planteó una canilla libre de despidos, eliminando las indemnizaciones. Rodríguez Larreta anuncia que terminará con la inexistente industria del juicio, un espantajo que las patronales agitan para justificar la quita de derechos a sus trabajadores, pero sus conmilitones le reprochan que dialogue con la conducción cegetal.

Esa negociación subterránea con HRL también fue una de las razones del fiasco que produjo la CGT con su reunión de cuadros y dirigentes en Defensores de Belgrano, el 2 de mayo, porque el 1° es sagrado. Por eso no asistieron el co-secretario general Pablo Moyano, ni los directivos de los mayores gremios industriales del país, El Perro Furlan, de los metalúrgicos, y Mario Manrique, de los mecánicos de fábricas de automotores, dos de las actividades que crecieron en forma vertical durante la década kirchnerista, se desplomaron a su finalización y se han recuperado parcialmente ahora. El otro casus belli, que impidió a Héctor Daer continuar su discurso, por los cánticos y abucheos, fue la declarada preferencia por la candidatura presidencial de Massa, quien se limitó a enviar un cordial mensaje desde Brasil. Furlan y Manrique integraron la delegación sindical que visitó a Cristina en el Senado para pedirle que reviera su decisión y encabezara las listas electorales. Sólo asomaron por Defensores  el bancario Sergio Palazzo, la docente Marina Jaurguiberry, el aeronavegante Juan Pablo Brey.

Su compañero en la Corriente Federal, el gráfico Hector Amichetti, lamentó que el gobierno no se hubiera apoyado en las fuerzas del trabajo y del pueblo para resolver las disputas con los sectores de poder, de modo que mientras estos siguen acumulando riquezas hay muchas personas de la clase trabajadora en la pobreza. “Solo se puede tener éxito si hay participación y protagonismo popular. Llegamos a este final del mandato en una situación muy complicada porque el acuerdo con el Fondo es un condicionante muy grande, también con aquellos sectores que especulan con una devaluación y otros que remarcan los precios en productos esenciales en cualquier familia trabajadora. A todo eso nos mostramos débiles cuando se podría haber contrapuesto a la clase trabajadora organizada”. Para El Gringo Amichetti, “no hay otra opción que hacer lo que no se hizo hasta ahora, llamar al conjunto de las organizaciones sindicales, pero más que una mesa de consenso con sectores que solo quieren aumentar su rentabilidad, tiene que ser el Estado con las organizaciones sindicales, con el Estado tomando decisiones muy claras. Con esos sectores hay que dar las batallas”.

Amichetti adhirió al planteo de Cristina en La Plata, sobre la necesidad de un programa mínimo que de cuenta de problemas determinantes como la concentración económica, el aumento de precios, las tarifas, y el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, que es lo que no sucedió en 2019. Contrapuso esa propuesta con la del documento de la CGT  La Argentina que nos merecemos está a tiempo, que plantea un acuerdo y un consenso con quienes no lo quieren, como la UIA o la oposición.

El cráter

En el oficialismo, nadie sobresale del cráter que dejó el anuncio de la Vicepresidenta de que no será candidata y que desde ese sector sindical y desde la CTA que conduce Hugo Yasky, y la Mesa de Ensenada, se considera posible revertir. Esa hipótesis es alentada por la errática señal de noticias C5N, sin un solo dato concreto, mediante la técnica de encadenar comentarios de distintos dirigentes sobre una versión, como si la confirmaran.

Es un oficialismo complejo porque consta de varios partidos y coaliciones. Se supone que el Congreso del Partido Justicialista del martes 16 debería reconstruir ese hormiguero pateado, pero tampoco es seguro, porque las tres vertientes principales que confluyeron en 2019 tienen sellos distintos. El Presidente Alberto Fernández es también titular del Partido Justicialista, que el sábado 29 de abril salió del sarcófago a la medianoche para pronunciarse sobre un tema de primerísima importancia. Pero Sergio Massa encabeza el Frente Renovador y CFK conserva la Unidad Ciudadana, con la cual en 2017 liquidó en la elección general a Florencio Randazzo y sus patrocinadores.

En la misma tónica de Amichetti, la CTA que conduce Yasky advirtió que la feroz ofensiva de los sectores sojeros, financieros y sus socios multinacionales procura empujar a una brutal devaluación a un gobierno al que ven con las defensas bajas por la escasez de reservas. Lejos de solucionar los problemas, esto llenaría los bolsillos de la ínfima minoría que acumula dólares pero terminaría de vaciar la mesa de quienes cobran en pesos y pagan precios que suben al ritmo del dólar ilegal. Responsable del endeudamiento que pone al país de rodillas ante el FMI, la oposición siembra incertidumbre para acorralar al gobierno y envía voceros al Fondo para que no flexibilice sus exigencias. Así se intenta preparar al pueblo para que acepte la cirugía mayor que proponen los candidatos de las clases dominantes, diluyendo la memoria de los tarifazos, la caída salarial, la destrucción de pequeñas empresas y la pérdida de empleos que provocó el gobierno de los ricos para los ricos. Ante esa ofensiva, la CTA reclama que el gobierno convoque a las organizaciones sindicales, los movimientos sociales y las representaciones empresariales comprometidas con la producción y el trabajo, de modo de frenar la desestabilización.

Del Viejo Gómez al compañero Lula

En 1933, Francisco Canaro e Ivo Pelay compusieron la ranchera ¿Dónde hay un mango?, que Tita Merello cantaba en el teatro Maipo.

¿Dónde hay un mango,
viejo Gómez?
Los han limpiao
con piedra pómez.

Gómez era el funcionario que firmaba los billetes, cuya emisión había frenado en seco el dictador José Félix Uriburu, quien también despidió a miles de empleados públicos como receta para controlar la inflación. Por la crisis mundial cayeron a pique las exportaciones, de modo que ya entonces no había dólares. El remedio fue peor que la enfermedad. Lo que desató fue una recesión profunda, que el humor popular comentó en aquella ranchera.

Esa es la propuesta de la actual oposición, mientras lo que queda del gobierno intenta por todos los medios conseguir los dólares que impidan ese desenlace catastrófico, al costo de mayor endeudamiento. La hiperactividad de Massa se apoya en un trípode insólito formado por los gobiernos de China, Estados Unidos y Brasil. Hasta ahora el aporte más concreto llegó desde Beijing, que habilitó el empleo inmediato de yuanes equivalentes a 1.040 millones de dólares para pagar importaciones provenientes de China y unos 800 millones cada 30 días en los próximos meses. Esos fondos ayudarán a atenuar la recesión, que ya se estima en -4% del PIB para este año, sin tocar las reservas incandescentes de dólares. En Washington tanto la Casa Blanca como los ministerios de Relaciones Exteriores, Seguridad y Economía se han deshecho en palabras de aliento y promesas de apoyo. Pero el adelanto de 10.000 millones de dólares y la autorización para que esas reservas se utilicen para controlar la escalada de los dólares paralelos, todavía deben sortear varios filtros, técnicos y políticos. Cuando Luis Caputo lo hizo, en 2018, Christine Lagarde lo bajó a codazos del Banco Central, porque el estatuto del Fondo no lo permite. Si no se lo permitieron a Cambiemos, ¿por qué serían más indulgentes con el Frente de Todos? Más bien todo lo contrario, como explicó el ex encargado de Subamérica en el FMI, Alejandro Werner: si hay algún apoyo, será para el próximo gobierno.

Sobre la magnitud y la índole del préstamo, emitió un tuit clarísimo la Vicepresidenta.

Por último, el viaje a Brasil. Lula es el mejor Presidente posible de Brasil para la Argentina y Aloizio Mercadante el presidente ideal del Banco de Desarrollo de Brasil (BNDES). A principios de siglo, cuando presidía la Cámara de Diputados de su país, Aloizio fue uno de los impulsores de los encuentros con dirigentes del kirchnerismo y del Frente Amplio uruguayo, para fortalecer coincidencias. Pero aún así las restricciones técnicas, las relaciones internas de fuerza en Brasil y los intereses de los industriales paulistas se hacen sentir.

El swap con China es un intercambio de monedas, pero esto no pasa de una formalidad, porque China no usa los pesos. En este momento, forman parte de las reservas del Banco Central argentino 18.000 millones de dólares en yuanes, de los cuales 5.000 ya han sido habilitados para el comercio y se convierten en deuda, que paga intereses, cuya magnitud se estima en un 6% pero es un secreto ente ambos bancos centrales. Brasil disipó primero la fantasía argentina de una moneda única y luego la de un swap como el que rige con China. Los industriales brasileños quieren exportar a la Argentina (porque las mejores condiciones financieras que ofrece China les ha hecho perder aquí unos 6.000 millones de dólares) pero no aceptan pagos en pesos, por lo cual para eludir el dólar es preciso que un banco brasileño corra con ese riesgo. No será el Banco Central ni el BNDES, sino bancos privados, que no lo harán sin garantías, que es lo que resta negociar. Las peleas a gritos entre integrantes de la mesa ratona de Alberto no favorecen el resultado. Lula prometió interceder ante el FMI y ante los BRICS (cuyo banco que preside Dilma Rousseff podría ser el financista de última instancia para la compleja operación con los bancos brasileños) pero también cerró la puerta con la que se ilusionaba su visitante. La risa nerviosa de Alberto ante las palabras de Lula lo dice casi todo. No es cierto que volvió con las manos vacías, como pregona Clarín, pero hay un descalce entre las urgencias argentinas y los tiempos institucionales de Brasil y los BRICS.

Milei a prueba

Hoy se celebran elecciones provinciales en Jujuy, Misiones y La Rioja, y el próximo domingo en Tucumán, Tierra del Fuego, La Pampa, San Juan y Salta. Los libertarios anunciaron en forma oficial que sólo reconocen a Martín Menem en la Rioja y a Ricardo Bussi en Tucumán y no a los demás candidatos que declararon su apoyo a Milei. Menem y Bussi, dos hijos. Luego de las palizas en Rio Negro y Neuquén, donde los libertarios no llegaron al 10% y salieron cuartos, no quieren correr más riesgos y por eso anunciaron que los “esfuerzos y recursos en términos de fiscalización y comunicación estarán (únicamente) destinados a las próximas elecciones presidenciales”, lo mismo con “los símbolos e imágenes de Javier Milei 2023 y sus alianzas”. Las otras excepciones serían la Capital Federal, donde su candidato es el broker financiero Ramiro Marra, y la provincia de Buenos Aires, donde Milei ya descartó como postulante al abogado policial Fernando Burlando (el que le colocó un chip a su pareja para controlar donde se encuentra), y hasta ahora no tiene un aliado confiable. Esta incapacidad de construir una fuerza propia abre un interrogante sobre la potencialidad electoral del propio histrión. Dentro de una semana habrá más elementos para evaluar si se justifica tanto temor.

Related post

Horacio Verbitsky: Locos de amor – El Cohete a la Luna

Horacio Verbitsky: Locos de amor – El Cohete a…

El Presidente Javier Milei cree necesaria una “reconciliación” con las Fuerzas Armadas, como prerrequisito para la recuperación de las islas Malvinas,…
Horacio Verbitsky: Saturno devora a sus hijos – El Cohete a la Luna

Horacio Verbitsky: Saturno devora a sus hijos – El…

En los últimos años de su vida, viudo y sordo, Goya comenzó a pintar sus obras más negras sobre el revoque…
Horacio Verbitsky: Siguen los éxitos – El Cohete a la Luna

Horacio Verbitsky: Siguen los éxitos – El Cohete a…

Las discrepancias entre el gobierno de los Hermanos Milei y la Vicepresidenta Victoria Villarruel acaparan los titulares de medios y redes…

Leave a Reply