Horacio Verbitsky: Des-organi-zados – El Cohete a la Luna

Horacio Verbitsky: Des-organi-zados – El Cohete a la Luna

Hace poco más de un año, Horacio Rodríguez Larreta hablaba como el inevitable Presidente argentino a partir de 2024. Pero en las Primarias de agosto apenas obtuvo el 11% de los votos.

En el semestre previo a esa elección, Patio Bullrich era la gran favorita y hasta había comenzado a repartir cargos en su gabinete ministerial. La noche del escrutinio su sonrisa mecánica mostraba que aún no había comprendido que el 16% de los votos que obtuvo, más la animosidad con que se había relacionado con Rodríguez Larreta, liquidaban sus ilusiones presidenciales.

En la semana posterior a esas PASO, Javier Milei proclamó que ganaría la presidencia en la primera vuelta del 22 de octubre. Es decir, con el 45% de los votos o, en su defecto, 40% pero al menos 10 puntos de ventaja sobre la segunda fórmula. Por eso su desolación al constatar que se había estancado por debajo del 30% de los votos, un porcentaje incluso inferior al de las primarias.

El inesperado triunfador en las elecciones generales fue el Ministro de Economía Sergio Tomás Massa, con el 36,7% de los sufragios, apenas un 10% menos de lo necesario para consagrarse esa misma noche, sin necesidad del balotaje.

Más allá de las recriminaciones cruzadas, hay consenso en que el fracaso electoral de la coalición que todos daban por vencedora se debió a la batalla incesante y despiadada entre sus dos precandidatos. Y también en que esa odiosidad fue inducida por el ex Presidente Maurizio Macrì, quien hasta había titulado Segundo Tiempo su libro de lanzamiento de campaña.

Todavía el domingo pasado, se aventuró a atribuir la derrota en las generales a que él no había sido el candidato. El rotundo peluche de colores que conduce el show de entretenimiento político de la televisora del Grupo Clarín lo escuchó impávido. Después diría que Massa es un tipo inteligente. Y el escritor del libro de Macrì, su ex ministro Pablo Avelluto, dijo que había probado la droga del antikirchnerismo, pero que la había dejado.

De cara al balotaje, Clarín ha abandonado hasta el último vestigio de periodismo, en favor de su cobertura militante. Para su columnista Eduardo van der Kooy, nadie conoce si Massa tuvo que ver con el embarque y desembarque de Luis Barrionuevo del bando libertario. “Encajaría, sin embargo, con su estilo turbio”. Para Pablo Vaca “increíblemente, ni la economía resultó determinante” en el resultado electoral, dada la “aparente inmunidad del ministro/candidato a las consecuencias de la crisis”. Esto “va más allá de su receta habitual de una mentirilla por aquí, un pase de manos por allá y una acusación a un tercero en el medio, todo condimentado con cara de piedra y tono calmo. Las balas no lo rozan, y si lo rozan no lo matan. La corrupción no lo afectó: a sus votantes evidentemente no les importaron ni el yate de Insaurralde, ni las tarjetas de Chocolate Rigau, ni los nuevos juicios a Cristina. (…) Tampoco lo dañó la inseguridad, que parecía haber resurgido antes de las PASO, con el crimen de Morena, la nena de 11 años asesinada por motochorros cuando iba a la escuela, en Lanús. Fue hace dos meses y medio. Pero ya nadie se acuerda de Morena”.

Con una prudencia que no tuvieron Horacio Rodríguez Larreta, Patio Bullich ni Javier Milei, Massa ha redoblado la cautela para no dar pasos en falso que lo agreguen a la nómina de vencedores vencidos. Estos son algunos componentes de su estrategia:

  • Su actitud personal. Más sobrio y sereno de lo que se le conocía, sin pizca de triunfalismo. Como si conociera el aforismo latino suaviter in forma, fortiter in re. Después de la Asamblea Legislativa del jueves se reunió con los bloques patriotas. Les dijo que según su información la pugna estaba muy pareja e instó a redoblar esfuerzos.
  • Su decisión de aventurarse en territorios hostiles, como las señales de noticias por cable de La Nación y de Clarín, algo que el kirchnerismo eludió en forma sistemática y a lo que el doctor Fernández condescendió, sólo para que sus conductores lo usaran de punching-ball, como Milei dijo que hacía con una foto del ex Presidente Raúl Alfonsín. La paliza conceptual que Massa le dio a María Laura Santillán fue de antología.
  • La adopción de medidas de gobierno que satisfacen necesidades urgentes, mientras al mismo tiempo insiste en alcanzar en 2024 un presupuesto sin déficit, para lo cual se propone recaudar entre sectores que de todos modos nunca lo votarían. Entre ellos el medio millar de propietarios de campos en Estados Unidos, Uruguay, Brasil y Paraguay, que están exentos de pagar el impuesto a los bienes personales, a diferencia de lo que ocurre con los propietarios de modestos departamentos de clase media en los centros urbanos. Pero la mesa de enlace de las patronales agropecuarias mostró los dientes como si se tratara de un impuestazo a la producción local.
  • Su decisión de centralizar en el Estado planes sociales que durante el actual gobierno fueron delegados en organizaciones políticas, como el Movimiento Eguita. Anunció que el plan Potenciar Trabajo sería transferido de la órbita de Emilio Pérsico en el Ministerio de Desarrollo Social al de Trabajo, como parte de un plan de reinserción en el mercado formal de empleo. Sin alternativa, Pérsico se declaró de acuerdo con aquello que no pudo evitar.
  • Su intimación a las petroleras para que en pocas horas regularizaran el abastecimiento de combustible, que muestra la decisión de no dejarse atropellar por el poder económico, más al estilo de Néstor Kirchner que del doctor Fernández.
  • Un trabajo cuidadoso en provincias donde su cosecha fue mínima, como Córdoba. Allí destacó al ex ministro de Seguridad Juan José Álvarez, quien luego de sortear la interferencia de la ministra sin cartera Derrota Dolosa, logró una serie de pronunciamientos inesperados: la CGT, que lo acompañó en un acto eufórico, la vicepresidenta de la Legislatura provincial Nadia Fernández; las exposas de José Manuel De la Sota, Olga Riutort y Adriana Nazario; su hija, Natalia De la Sota, y un lote en aumento de intendentes. En 2015, Macrì obtuvo en Córdoba casi el 80% de los votos. El objetivo actual es que Milei no pase del 70%.
  • Una militancia cara a cara de dirigentes muy conocidos, como el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, aplaudido luego de su breve mensaje en un tren.
  • Tan importante como lo que se ve es lo que ocurre a puertas cerradas. Según el columnista de Clarín Pablo de León, Massa habló con Cristina “del conflicto Axel Kicillof-Máximo Kirchner”, que la Vicepresidenta “pide resolver antes de que asuma Kicillof su segundo mandato”. La alternativa planteada es si Kirchner “seguirá al frente del PJ bonaerense o si deja ese rol político clave, a cambio de volver a la Presidencia del bloque de diputados nacionales (de Unión por la Patria, desde diciembre) o si se convertirá en ministro nacional”. Según el columnista, Máximo podría ocupar el ministerio de Trabajo o el de Desarrollo Social.
  • Más allá de esas hipótesis que menciona De León, existen otras opciones más interesantes, en línea con una tradición institucional sobre la asignación de cargos luego de las elecciones, que pocas veces se ha interrumpido.

Un patrón de conducta

Del otro lado de la confrontación, aun no es claro si la audaz irrupción de Macrì robustecerá la campaña de Milei o terminará de aplastarlo, como ya hizo con Rodríguez Larreta y Bullrich. Por lo pronto ha abierto frentes de conflicto en todas las fuerzas del bloque, con excepción de la Coalición Cívica Libertadora, que sólo escucha los soliloquios de Elisa Carrió, quien apeló al recurso del cansancio moral para advertir que no pasará por el cuarto oscuro. Más apego a las tradiciones de la UCR no se consigue. Basta recordar el abandono de la Convención Reformadora de la Constitución en 1949. Que otros se hagan cargo, el radicalismo no se contamina.

El entendimiento entre los libertarios y el PRO expresa afinidades que van más allá de las personas. Pero el modo avasallante en que Macrì copó la escena justifica la observación de Sergio Berni de que no está claro si el candidato es Milei o el ex Presidente y ha creado malestar en ambos campos. En la señal de noticias por cable que responde a Macrì, uno de sus guacamayos interrogó a Milei y como fondo puso el pliego de condiciones procaces.

Esto forzó a Milei a desmentir cualquier imposición. Por un lado, dijo que las coincidencias entre ambas fuerzas cubrían el 90% de los temas y como única diferencia marcó su propuesta de dolarización. Así fuera cierto que no hay otro disenso, el cálculo porcentual es una falacia, que equivale a decir que Buenos Aires y Córdoba son el 10% de las provincias argentinas. Pero, además, grabó un insólito video, en el que lee en tono desganado las promesas de campaña posteriores al encuentro con Macrì.

Su opinión sobre el ex Presidente puede encontrarse en una entrevista radial previa a su candidatura: “Kirchnerista de buenos modales”, lo llama.

También publicó la foto de una estación de servicio Shell, donde llena el tanque de su moto un motociclista con uniforme de YPF. El playero de la foto, Mauro Ibarra Molas, pidió la palabra en Instagram para corregir que la foto era de 2016 ó 2017, que fue su periodo laboral allí antes de recibirse de arquitecto en una universidad pública. “Sólo hay libertad cuando hay igualdad de oportunidades. ¡Viva la democracia!”, concluyó.

El impacto de la derrota y el acercamiento a Macrì también causaron un reordenamiento de la vocería libertaria, con el propósito de impedir que espontáneos como Alberto Benegas Lynch (h) o Lilia Lemoine avancen con propuestas estrambóticas, como la suspensión de relaciones con el Vaticano o la renuncia a la paternidad por presunción de forro pinchado. No obstante, los traspiés continuaron a buen ritmo:

  • El propio Macrì lo elogió a su manera: “Con Milei tenemos todas las incertidumbres, porque no lo conocemos, nunca gobernó”.
  • Patio Bullrich deseó que la economía “explote antes del 19 de noviembre”, que es el día del balotaje. Su aclaración posterior fue tan confusa como el resto de su campaña.
  • Diana Mondino reiteró que la creación de un mercado de órganos le parecía algo fantástico. El médico, filósofo y especialista en Bioética Juan Carlos Tealdi desmenuzó esa propuesta, que el economista de Harvard Alvin Roth formuló en 2007, alegando que se trataba de mercados potenciales que debían ser librados a los cálculos de utilidad. Según Tealdi, esa “concepción regresiva radical” pretende “reemplazar la ética del sistema internacional de derechos humanos por la ‘ética’ del dominio normativo global de la mega corporación Industria-Academia-Administración de los países ricos”, con “una negación de los valores éticos universales”, proponiendo “guiarse por el criterio pragmático de ‘utilidad'”. En 2018, la Unión Europea (UE) rechazó de manera categórica esa propuesta, calificada como de “tráfico de órganos”, ante una presentación de la Organización Nacional de Trasplante de España.
  • Mondino también propuso que los vecinos pagaran la construcción de las cloacas, sin intervención del Estado. Por si alguien no lo registró, Mondino es la principal accionista de un banco y está naturalmente en condiciones de pagar su propia cloaca.
  • Por si no fuera suficiente, cuando le preguntaron por el matrimonio igualitario, respondió que  “si vos preferís no bañarte y estar lleno de piojos y es tu elección, listo, después no te quejes si hay alguien que no le gusta que tengas piojos”.
  • Milei también se ocupó de las cloacas con un post escatológico, en el que exaltó la dignidad de sus votantes, en una comparación asquerosa.

  • El asesor económico de Milei y ex viceministro de Economía de Menem, Carlos Rodriguez, tuiteó que “la gente que me consulta piensa que Javier no tiene equipo de economía y que se lo va a poner Macri más adelante. Sería muy malo llegar al ballotage con esa imagen”. También reveló que le habían prohibido aparecer en los medios. Milei reforzó su propuesta de demoler el Banco Central, con una foto rodeado por el equipo de economistas encargados de la tarea.
  • El vencido candidato de Milei al Senado bonaerense, Juan Nápoli, fue denunciado por amenazas y violencia de género por su amante, la abogada Laura Luján Vázquez. Nápoli, presidente del Banco de Valores y vocal de ADEBA, replicó que Vázquez era una prostituta que trataba de extorsionarlo. La mujer mostró fotos abrazada con Nápoli y contó que la había llevado a sus giras internacionales y presentado como su novia y que Nápoli comenzó a amenazarla cuando su esposa descubrió la relación.
  • Laura Luján Vázquez también dijo que Nápoli se jactaba de haber filtrado los audios de Carlos Melconián, en el que el fallido ministro de Economía de Bullrich acosaba sexualmente a empleadas del Banco Nación. Coincidencia o no, la Fundación Mediterránea canceló su contrato con Melconián.

  • A diferencia de lo que hizo la oposición con la escapada de Martín Insaurralde por el Mediterráneo, nadie del bando patriota comentó estas desventuras de Nápoli. El peronismo no busca el voto con las miserias humanas, que están equitativamente repartidas en todos los sectores, salvo las virginales Graciela Ocaña y Elisa Carrió.
  • Alfredo Olmedo, electo legislador del Parlasur por La Libertad Avanza, declaró que para aprender las tablas de multiplicar no hay como los punterazos en los dedos de los alumnos. Olmedo, quien siembra soja en las banquinas de las rutas de Salta, fue el único de los 329 diputados y senadores que votó en contra de la ley que excluyó del 2×1 a los autores de Crímenes de Lesa Humanidad.
  • También se pronunciaron por Milei los condenados por crímenes cometidos en la ESMA, Jorge Tigre Acosta y Mario Churrasco Sandoval, y el prefecto naval Leandro Antonio Ruata, implicado en las causas por la desaparición de Santiago Maldonado y el asesinato de Rafael Nahuel.
  • Entre los allanados por la AFIP como parte de la investigación por lavado de dinero centrada en Ivo Rojnica, nieto homónimo de un criminal de guerra croata, está la mesa de dinero de CMF Asset Management, a cargo de Gustavo Cañonero, el segundo de Luis Caputo en el Banco Central durante el gobierno de Macrì.
  • El titular de ese banco corporativo es José Alberto Benegas Lynch, también directivo de ADEBA, primo hermano del prócer liberal de Milei, Alberto Benegas Lynch (h). José Alberto es una de las primeras personas en la nómina de quienes compraron dólares al tipo de cambio oficial para formar activos en el exterior durante la presidencia de Macrì, con 14 millones de dólares.

Premio compartido

La semana pasada publicamos una foto extraordinaria, que capta el momento en que Maurizio Macrì intenta consolar a la devastada Patio Bullrich, quien ni siquiera retuvo los votos que JxC había obtenido dos meses antes en las elecciones primarias. Se la atribuimos al reportero gráfico de La Nación, Fabián Marelli. En realidad se trataba del disparo de su colega de Clarín, Federico López Claro, quien tuvo la gentileza de hacérnoslo saber. Ambos gatillaron al unísono, desde posiciones muy próximas.

En la de López Claro, sobre la derecha asoma el diputado Fernando Iglesias. En la de Marelli, a la izquierda se alcanza a ver a Hernán Lacunza y José Luis Espert. Ambas son como cuadros del Renacimiento, estudios de gestos y actitudes de consternación y dolor. Si hubiera que otorgar un premio, sería compartido.

En las dos se advierte la centralidad de Macrì, que domina la escena. Esto se verificaría pocas horas después con el encuentro de medianoche convocado por Macrì en su casa para ordenar a Bullrich y Milei. Esto fastidió a la conducción radical (los derrotados Gerardo Morales y Martín Lousteau son su presidente y vice), pero también a la decena de gobernadores cambiantes, que hicieron valer su responsabilidad administrativa. No se pronunciarán por ningún candidato y les interesa la mejor relación con quien se imponga. Es decir, votarán a ganador, otra tradición añeja.

Ni siquiera el alcalde porteño electo, Jorge Macrì, se pronunció en favor del voto a Milei. Sin mayoría propia en la Legislatura, necesita de todas las fuerzas que su primo desprecia. La relación entre ambos nunca fue simple. En 2009 Maurizio le pidió a Jorge que se alejara, porque el secretario administrativo del bloque bonaerense habría solicitado dinero en su nombre. “Si lo hizo fue sin mi conocimiento. Échenlo”, respondió. Seis años menor que Maurizio, Jorge Macrì también chocó con Nicky Caputo y José Torello, quienes mencionaron ante periodistas la existencia de un video sobre placeres de su vida privada. En un diálogo sin cortesías, los amenazó con una conferencia de prensa junto con su esposa de entonces para negar esa versión e identificar a sus propagadores. En la tensa reunión que reunió a los dos primos, Jorge Macri se negó a alejarse de la política: “Si hay algo que no te debo es el apellido”, le dijo. En 2021, la publicidad del ya intendente de Vicente López giraba en torno de la diferenciación con su primo, cosa que hacía explícita de este modo:

¿Cómo incidirán los negocios en esta relación, cuando Jorge asuma en la Ciudad, si Maurizio es entonces apenas una sombra?

Notas Relacionadas

Horacio Verbitsky: El Eclipse – El Cohete a la Luna

Horacio Verbitsky: El Eclipse – El Cohete a la…

Los Hermanos Milei recibieron en Miami el Premio Embajador Internacional de la Luz, otorgado por la organización de ultraderecha Chabad Lubavitch,…
Horacio Verbitsky: Locos de amor – El Cohete a la Luna

Horacio Verbitsky: Locos de amor – El Cohete a…

El Presidente Javier Milei cree necesaria una “reconciliación” con las Fuerzas Armadas, como prerrequisito para la recuperación de las islas Malvinas,…
Horacio Verbitsky: Saturno devora a sus hijos – El Cohete a la Luna

Horacio Verbitsky: Saturno devora a sus hijos – El…

En los últimos años de su vida, viudo y sordo, Goya comenzó a pintar sus obras más negras sobre el revoque…