Horacio Verbitsky: De vuelta a casa – El Cohete a la Luna

Horacio Verbitsky: De vuelta a casa – El Cohete a la Luna

Comencemos con la simpática sección Yo te lo dije. El último domingo la nota principal de El Cohete afirmó que con una inflación anual que podría rondar el 120%, y aun superior en alimentos y bebidas, se difuminaba la candidatura presidencial del Ministro de Economía Sergio Tomás Massa, quien podría aspirar, en cambio, a una senaduría por la provincia de Buenos Aires. Además la Vicepresidenta CFK no creía conveniente desplazar de la provincia de Buenos Aires al gobernador Axel Kicillof. En consecuencia, se consolidaba Wado de Pedro como la opción propia más potente del kirchnerismo y reunía apoyos de sindicalistas, empresarios, gobernadores e intendentes.

Dos días después, Página/12 presentó la misma información como una primicia propia, que adornó con una reunión cumbre en la que se habría decidido y que fue desmentida por sus presuntos asistentes. En los días sucesivos se dieron por enterados Clarín y los programas de chimentos políticos de las señales de cable.

Aquella nota también decía que Massa depende de cuatro factores:

  • El desborde inflacionario, que empeora la ya crítica distribución del ingreso.
  • El adelanto a junio de los desembolsos que el FMI debe hacer hasta fin de año y la autorización de utilizar más de la mitad de esos fondos para regular el mercado de cambios.
  • La extensión del swap de monedas con China.
  • La garantía del Banco de los BRICS (que preside Dilma Rousseff) para el financiamiento solicitado a bancos privados brasileños para las exportaciones a la Argentina.

Ni 3, ni 4, ni, 5, ni 6, ni 7

El Índice de Precios al Consumidor se conocerá el 14 de junio, cuatro días después del Congreso del Frente Renovador de Massa y diez antes de la presentación de las candidaturas. Aunque no se conozca el número exacto, es seguro que no comenzará con 3, ni con 4, ni con 5, ni con 6, ni con 7. La duda es si abrirá con 8 o con 9.

Por lo que el FMI deja trascender de las negociaciones en curso, es improbable que adelante la totalidad de los 10.700 millones de dólares solicitados y autorice a emplear más del 20% en el control del mercado cambiario. Además, es seguro que impondrá a cambio condiciones severas. El Fondo es intransigente en la demanda de una fuerte devaluación y lo que se discute es si acepta que no se produzca ahora mismo sino después de las elecciones. Esa es la lógica profunda del Acuerdo de Facilidades Extendidas: tener al deudor con el lazo al cuello y apretárselo ante cada merced que implore, dada la imposibilidad de cumplir con lo pactado. Como cuenta el ex ministro de Economía Jorge Remes Lenicov en su libro autolaudatorio, cuando se rompió la convertibilidad, en el FMI había posiciones encontradas, entre quienes postulaban ayudar a la Argentina porque el Fondo era corresponsable de la crisis [de 2001] y aquellos que presionaban por un ajuste tradicional y que “lamentablemente fue la posición que triunfó”.

Massa comenzó por anunciar inversiones chinas por 900 millones de dólares, especialmente en la explotación del litio, y sobre el final de la gira celebró la renovación del swap por tres años y la duplicación de la parte activa. El gesto político es ostensible en cuanto se advierta la paradoja de que hasta ahora la Argentina no utilizó los 5.000 millones de dólares iniciales (35.000 millones de yuanes), que ahora serán 10.000. Es prácticamente la misma suma solicitada al FMI. Pero China condiciona la ampliación a que primero se utilicen los 5.000 millones iniciales. La tasa de referencia del FMI es del 3,8% y la shibor de 2,4%, pero ambas tienen sobretasas, cuyo valor es confidencial. Pero aun con sobretasas, las condiciones chinas son más benignas que las del FMI, contra lo que afirmó en su portada La Nación.

Según el Ministerio de Economía, esos 10.000 millones de dólares permitirían intervenir en el mercado de cambios para impedir una corrida que derive en la temida devaluación. Pero la conversión de la divisa china en moneda estadounidense no es un proceso instantáneo y el prestamista firmó el convenio con el objeto de estimular las exportaciones chinas a la Argentina. Esto ayudará a pagar insumos necesarios para la industria pese a la falta de dólares, pero no sumará fondos a las reservas, que es lo que Massa pretende del FMI.

El Ministro también anunció inversiones chinas, financiadas integramente por Beijing, por más de 3.000 millones de dólares, en obras energéticas y ferroviarias (como parte de la Ruta de la Franja y de la seda). También mencionó la apertura del mercado chino a exportaciones argentinas de carnes y cereales por otros 700 millones de dólares. Massa refrenó su euforia para precisar que se trata de proyectos estructurales de largo plazo y que los fondos ingresarán en forma gradual a medida que avancen las obras. El memorándum de entendimiento de la Ruta lo firmó Santiago Cafiero en 2022 y ahora es Massa quien se encarga de la ejecución, en un viaje del que no participa la Cancillería, lo cual ayuda a entender el cruce de recriminaciones recíprocas.

Qué lindo es dar buenas noticias

Peor resultó la gestión anunciada por Lula para que el banco de los BRICS, presidido desde el mes pasado por Dilma Rousseff, sea el garante del financiamiento solicitado por los bancos brasileños a los exportadores de su país para sus ventas a la Argentina. Massa padeció in situ las consecuencias del optimismo presidencial, que tiende a dar por hechas cada una de las gestiones que emprende. Expresiones de deseos que sólo de tanto en cuanto se materializan. El propio Lula explicó que los estatutos del grupo no lo permiten, con lo cual enmendó la gaffe de su ministro de Economía Fernando Haddad, quien dijo que había faltado tiempo para tratar la solicitud argentina, una involuntaria ofensa.

Massa dijo que Dilma le comunicó que Brasil propuso la incorporación de la Argentina al banco de los BRICS, y que los gobiernos del grupo lo aprobarían en agosto. También Uruguay está negociando el ingreso al banco, sin ser parte de los BRICS. La Argentina debería integrar la cuarta parte de una ampliación de capital de mil millones de dólares. Esos 250 millones de dólares se compondrían de bonos soberanos en poder de la ANSES y el Banco Central. El resto lo integrarían Arabia Saudita, Egipto y Zimbawe, que también se sumarían al banco. Con los mismos puntos y comas, la versión suministrada por Massa se publicó en los portales de Perfil, Tiempo, Página/12 y LPO.

“Te voy a dar una buena noticia”, dijo Massa que le dijo Rousseff. Lo es, sin duda, pero para el país preelectoral, agosto es el largo plazo. Cinco semanas antes vence de la presentación de candidaturas. Y recién luego de la incorporación comenzaría el largo trámite hasta obtener un financiamiento. El esquema que procuraban Fernández y Massa se parece al tradicional en el FMI, el que contraofertó Dilma evoca al histórico del Banco Mundial, fondos para obras específicas, no para operaciones financieras. La ex Presidenta de Brasil también dijo que había conversado el tema por Zoom con la Vicepresidenta CFK.

Descartado Massa, quien podrá alegar que no se postula porque se desoyó su reclamo de un candidato único del oficialismo, sería inevitable la PASO con la que Alberto Fernández imagina acabar con la hegemonía de Cristina. Ni Cafiero admite compartir la inquina presidencial por quien determinó la mudanza de Alberto, Fabiola y Dylan, del departamento de Enrique Albistur en Puerto Madero a una residencia más amplia, en Olivos. Cafiero también alega que su apoyo a la precandidatura de Daniel Scioli no compromete a Alberto. Scioli sostiene que puede presentar listas completas (gobernador, intendentes, concejales, consejeros escolares) en los 135 partidos de la provincia de Buenos Aires. Pero hasta ahora lo único cierto es que anunció su candidatura a la gobernación la ministra Derrota Dolosa Pzz. La presunción general es que esperaba que le ofrecieran la vicegobernación, fantasía que Axel aventó al anunciar que su candidata será de nuevo Verónica Magario. Derrota Dolosa sólo podría aspirar a un nuevo intento por la intendencia de La Plata. Probó en 2019, pero perdió la interna con la kirchnerista Florencia Saintout y ni llegó a la general. ¿Hay algún motivo para pensar que en los cuatro años transcurridos se robusteció su valoración social?

Primacía

En la semana también se definió la candidatura del PRO a la intendencia porteña, por el dudoso método de las encuestas, cuyas cifras, con un altísimo porcentaje de indecisos y una reticencia generalizada a los encuestadores, no son confiables y, además, no se divulgaron. Sólo se informó que el primo inteligente de Macrì superaba al ministro de Salud que preferían Horacio Rodríguez Larreta y Elisa Carrió, Bernaldo de Quirós. ¿Es descabellado pensar que el método fue seleccionado para vestir con alguna elegancia el repliegue de Horacio Rodríguez Larreta? En las PASO de JxC, Jorge Macrì se medirá con el radical evolucionado Martín Lousteau. A su vez, Lousteau apoya la candidatura presidencial de Rodríguez Larreta y Jorge Macrì la de Patio Bullrich. La ferocidad de los tiroteos entre todos ellos, alentada por el despecho del ex Presidente Maurizio Macrì, se refleja en una pérdida de posiciones de JxC en todos los sondeos, en beneficio de Javier Milei. Habrá que ver si la audaz jugada de Rodríguez Larreta, de sumar a su coalición al peronismo empresarial de Juan Schiaretti  y Florencio Randazzo, le ayuda a remontar esa cuesta o termina de sepultarlo, ante la iracundia de radicales, macristas y bullrichones.

Mientras, el pelucón continúa armando sus listas. Ya anunció que lo secundará como candidata a Vice la activista pro-castrense Victoria Villarruel y que para la provincia de Buenos Aires piensa en el intendente de Chivilcoy, Guillermo Britos, un comisario general de la mejor maldita policía del mundo. En Tucumán su candidato es el hijo del ex dictador Domingo Antonio Bussi; su referente en Escobar es un hijo del condenado comisario Luis Patti; y la lista para la Cámara de Diputados por la Capital la encabezará la economista Diana Mondino. Si no te simpatiza la casta, podés retroceder 40 años en busca de algo más afín, es el mensaje. Son decisiones de gran congruencia:

  • Victoria Villarruel es nieta, hija y sobrina de militares. Su abuelo materno, el contraalmirante Laurio Helvio Destéfani, retirado en 1978, fue un historiador de la Armada. Durante sus investigaciones en archivos de España conoció al oficial franquista Manuel Aznar, padre del futuro Presidente del gobierno por el Partido Popular José María Aznar, quien ya en este siglo puso en contacto a la nieta con las principales figuras de la derecha española. Su padre, Eduardo Marcelo El Cachucha Villarruel, fue el segundo en la compañía de comandos de Aldo Rico en Malvinas. Antes fue condecorado por con un diploma de honor por su participación en la ‘Operación Independencia’, en Tucumán, en 1976. Once años después fue arrestado por negarse a jurar la defensa de la Constitución. Pese a ello, siguió en actividad hasta 1996. Desde entonces y hasta su muerte condujo una agencia de seguridad. Su tío, el capitán Ernesto Guillermo Villarruel, revistó en el Regimiento III de La Tablada, del que dependía el centro clandestino de detención “El Vesubio”. En 2015 fue detenido por la comisión de Crímenes de Lesa Humanidad, pero fue declarado incapaz antes del juicio. Durante la intendencia de Maurizio Macrì, integró la Agencia Gubernamental de Control. Victoria Villarruel formó parte de la Asociación Unión Nacional Argentina (AUNAR), que dirigía el último jefe de la Policía Bonaerense en la dictadura, general Fernando Verplaetsen. Su secretario era Federico Rivanera Carlés, quien en 1982 editó en talleres de la Armada una historia del partido nazi alemán, con tapa en letras de oro y noventa fotografías de Hitler. Antes, Verplaetsen fue jefe de inteligencia de Campo de Mayo. Por los crímenes cometidos allí, en 2010 fue condenado a 25 años de prisión.  Forma parte del reducido sector que, lejos de negar los crímenes de la dictadura, los reivindicó con orgullo. En 1983, Verplaetsen asumió la responsabilidad por el fusilamiento en el pueblo bonaerense de Lima del ingeniero Osvaldo Cambiasso y el militante montonero Eduardo Pereyra Rossi, detenidos el día anterior en un bar de Rosario. El ejecutor directo fue Luis Patti. Victoria Villarruel se separó de AUNAR y en 2006 creó el Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas (CELTYV), al que Clarín motejó como “una suerte de CELS de los militares”. Electa diputada junto con Milei en 2021, también se opone al matrimonio igualitario, el aborto y la ideología de género.
  • Guillermo Britos es comisario general de la policía bonaerense, cuya Delegación Departamental Mar del Plata comandaba en 2002. En noviembre de ese año, durante un escrache de HIJOS al centro clandestino de detención que funcionó en la Base Naval de Mar del Plata, cinco agentes policiales fueron detectados mientras tomaban fotografías digitales de los manifestantes. Dos de ellos tenían destino en la Departamental. Britos no fue procesado porque la orden de servicio la firmó su segundo, el comisario inspector Juan José Ganduglia, pero hay pocas dudas de que una operación orgánica como esa no podía realizarse sin su conocimiento: de la actividad ilegal participaron también tres miembros de la policía científica, que durante la dictadura habían formado parte de la Dirección de Inteligencia de la provincia de Buenos Aires (DIPBA), y varios integrantes de la SIDE, por lo que una parte de la causa se derivó a la Justicia federal. Pasó a retiro en 2013 para candidatearse como diputado provincial en la lista de Francisco De Narváez y en 2015 desplazó al randazzismo de la intencia de Chivilcoy, como candidato del Frente Renovador de Massa. Fue reelecto en 2019 por el Consenso Federal de Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey, y en 2021 creó su partido vecinalista, Chivilcoy Primero. Según Milei es el hombre justo, porque como policía lo ayudará a “terminar con el zaffaronismo: el que las hace las paga”.
  • Diana Mondino preside el directorio del Banco Roela, creado en Córdoba como compañía financiera en 1955 y autorizado a funcionar como banco comercial en 1978. Fue directora de la Universidad del CEMA, de la consultora Analytica y de Standard and Poor’s Credit Market Services. Formó parte de los directorios de Pampa Energía, Edenor, Grupo Supervielle, Loma Negra y Bodegas Valentín Bianchi. Su esposo, Eugenio Isaac Pendás, fue secretario de Obras Públicas de Menem durante el ministerio de Roque Fernández y luego Superintendente de Entidades Financieras del Banco Central durante la presidencia de Pedro Pou. Integra el Consejo Académico de la Fundación Libertad y Progreso, que preside Alberto Benegas Lynch (h) y que integran, entre otros prohombres del liberalismo neo, Ricardo López Murphy, Emilio Cárdenas, Alejandro Fargosi, Héctor Mairal, Marcos Aguinis, Jorge Vanidossi y el montonero arrepentido Carlos Rodríguez Brown. Su responsable de políticas públicas es el ex secretario de hacienda del dictador Leopoldo Galtieri, Manuel Solanet, y entre sus financistas están la Red Atlas, la Fundación Friedrich Naumann, el CATO Institute, The Heritage Foundation y el Instituto Acton. Su hermano Guillermo Mondino, también miembro del directorio del banco Roela, fue jefe del Instituto de Investigaciones Económicas de la Fundación Mediterránea y, durante la presidencia de Fernando De la Rúa, jefe de asesores del ministro de Economía Domingo Cavallo, cuya candidatura presidencial apoyó en 1997. Fue uno de los procesados por el megacanje, junto con Federico Sturzenegger, y sobreseído en 2017, durante el gobierno de Macrì. Al año siguiente provocó un descomunal escándalo durante una conferencia sobre seguridad, al afirmar que “está muy mal que la policía cuide las sinagogas, simplemente porque esa gente tiene voluntad y recursos para cuidarse sola”, igual que un shopping. Cuando le preguntaron si en vez de los judíos estuvieran amenazados los bolivianos, respondió que “en ese caso sí debería custodiarlos el Estado porque ellos no lo pueden pagar”. En julio del año pasado, Diana Mondino acompañó la presentación de Milei en Córdoba y concedió una entrevista a la revista El Sur. El periodista Guillermo Posada le pidió su opinión sobre la promesa de Milei de quemar el Banco Central. La banquera y esposa del regulador respondió que “el sistema financiero existe desde la época de los fenicios. Yo entiendo que lo que dice Milei es que va a eliminar la capacidad de emitir dinero sin respaldo”. En aquella presentación Milei encomió a Al Capone, alegando que fue un emprendedor que respondió a la demanda creada por la prohibición del alcohol y cuestionó al funcionario que lo detuvo, Elliot Ness. Según Mondino fue un extraordinario golpe de comunicación, y agregó que Capone fue preso por no pagar impuestos

—Como experiencia histórica no teníamos registro que un candidato a Presidente apele a la figura de Al Capone para rescatarla— insistió Posada.

—No sé qué tipo de nota querés hacer. Yo prefiero hablar de economía— lo cortó Mondino, quien, exasperada agregó: Preguntáselo a él.

La de este año será la segunda elección de la vida de Mondino. La primera ocurrió en 2007, cuando fue la segunda candidata más votada entre seis mil concursantes para portar la antorcha en los juegos olímpicos de Pekín de 2008. Tuitera obsesiva desde la pandemia, una de sus piezas maestras afirma que “Lousteau es tan comunista que hasta lo echaron del kirchnerismo. Completamente inentendible que hoy forme parte de Cambiemos”. Deslenguada como Milei, la semana pasada criticó al canciller alegando que “yo me baño y hablo inglés”. Cafiero respondió que no sabía quién era Mondino. Tendrá que aprenderlo, lamentablemente.

Vitalicios contra la indefinición

Los jueces de la Corte Suprema lo son de por vida y ni la Constitución que intentó ponerles un límite a los 75 años lo logró. La propia Corte declaró inconstitucional la Constitución, de modo que Carlos Fayt permaneció allí durante 32 años, y murió en el cargo a los 97. Sin preocuparse por la contradicción, estos funcionarios vitalicios, que ocultan sus declaraciones juradas de bienes y no rinden cuentas a nadie de sus actos, salvo que se reúnan dos tercios de cada Cámara del Congreso para destituirlos, en caso de mala conducta o delito, consideran que la reelección del gobernador o vice de una provincia contradicen el principio republicano de la división de poderes si excede de cierto número de años, que ni siquiera explicitan. Pero además, los fundamentos de Horacio Rosatti y Juan Maqueda difieren de los de Carlos Rosenkrantz. El santafesino y el cordobés intentan verificar cómo se ajusta la candidatura de Sergio Uñac a lo prescripto por la Constitución de San Juan. Rosenkrantz, en cambio, es el único que fundamenta su voto en el derecho federal. Si se tratara de un asunto de derecho provincial, su interpretación estaría a cargo de los tribunales sanjuaninos. Aquí sólo hubo una decisión del órgano administrativo que se denomina tribunal electoral, que no fue apelada ante la Corte de Justicia de San Juan. El tribunal electoral no figura entre los órganos del Poder Judicial definidos en su Ley Orgánica de 2021. Su decisión debió ser apelada ante la Corte de Justicia y, de ser confirmada, recurrida ante la Corte Suprema por medio de un recurso extraordinario. Aunque Rosatti y Maqueda declaren que deben equilibrarse “los valores del federalismo y aquellos que sustentan el sistema republicano”, su intervención en el caso como si fuera de la competencia originaria de la Corte avasalla el principio federal consagrado en el mismo artículo 1° de la Constitución que proclama el republicanismo. Rosenkrantz, en cambio, funda su voto en el derecho federal lo que habilitaría la intervención originaria de la Corte. Pero su interpretación del artículo 5 de la Constitución Nacional es de una fundamentación paupérrima. ¿Por qué la reelección de un gobernador, a quien su pueblo confiere el voto, conspiraría contra el estado de derecho? Su larga parrafada sobre la concentración de poder que permitiría (influencia en la composición del Poder Judicial local y de los órganos de control, manejo de los fondos públicos, control de la agenda política y legislativa, ruptura de las condiciones generales de igualdad en la competencia electoral) debería demostrarse en el caso concreto. Pero la Corte ni lo intenta, porque acepta que la demanda sea contra la provincia y no contra el candidato o contra el partido que lo postula. Uñac se sometió al dictat de la Corte, pese a que no fue parte del proceso, porque la troika no actuó como un tribunal que resuelve una controversia entre dos partes sino como una Corte Constitucional que decide sobre cualquier asunto, federal o provincial. Hace apenas un año y medio, la Corte emitió una Nota de Jurisprudencia en la que afirma que toda sentencia debe ser fundamentada y que cuando se trata de tribunales colegiados se debe “asegurar una clara y explícita mayoría sustancial de fundamentos en sus decisiones”, ya que las sentencias “no pueden concebirse como una colección o sumatoria de opiniones individuales aisladas de sus integrantes, sino como el producto de un intercambio racional de ideas entre ellos”. Aquí podés leer esas Notas, que la Corte Suprema aplica al resto de los cuerpos pluripersonales pero a las que no se siente obligada.

El voto de Rosenkrantz, además, adelanta opinión en forma categórica. El sistema republicano que las provincias deben respetar “tiene como base la limitación del poder. Las reelecciones sucesivas múltiples —potencialmente indefinidas— conspiran contra esta finalidad propia del Estado de Derecho ideado por nuestros constituyentes”. A su juicio, la forma republicana de gobierno “comprende la limitación de la posibilidad de reelecciones tanto del gobernador como del vicegobernador”. El próximo paso de esta Corte desmadrada podría ser la declaración de inconstitucionalidad de la Constitución de Formosa, que autoriza la reelección de sus gobernantes. Y si vale para los gobernadores, ¿por qué no para los intendentes? Y los jueces tienen en su secretaría de juicios originarios una solicitud contra la reelección de los intendentes bonaerenses.

Dos de ellos han tenido el privilegio de compartir algunos años en la Corte, con el mejor magistrado que la integró en sus diecisiete décadas. En 1986, al declarar inconstitucional la prohibición de contraer nuevo matrimonio a las personas que se hubieran divorciado, Enrique Santiago Petracchi escribió que “la idoneidad de los jueces para robustecer el sistema de valores consagrado en la etapa fundacional de la nacionalidad argentina exige que sepan ejercer sus facultades en el terreno para el que resultan aptos, o sea el de los derechos fundamentales de las personas”. Pero agregó: “Sin intentar controlar las decisiones legislativas y ejecutivas para substituirlas por el propio criterio de los tribunales o sus estándares de prudencia política”.

A su juicio “el efecto perdurable de las decisiones judiciales depende de las argumentaciones que contengan y de la aceptación que encuentren en la opinión pública, con la que los jueces se hallan en relación dialéctica distinta de la que mantiene el legislador. Esa relación es también relevante, pues no poseen otro modo de imposición que el derivado del reconocimiento de la actividad argumentativa y ética de sus fallos y el decoro de su actuación”.

Notas Relacionadas

Horacio Verbitsky: Tiros en los pies – El Cohete a la Luna

Horacio Verbitsky: Tiros en los pies – El Cohete…

El gobernador Axel Kicillof sería la principal víctima de la andanada antikirchnerista que se desató en la provincia de Buenos Aires.…
Horacio Verbitsky: El Eclipse – El Cohete a la Luna

Horacio Verbitsky: El Eclipse – El Cohete a la…

Los Hermanos Milei recibieron en Miami el Premio Embajador Internacional de la Luz, otorgado por la organización de ultraderecha Chabad Lubavitch,…