Horacio Verbitsky: La hora de los orcos – El Cohete a la Luna

Horacio Verbitsky: La hora de los orcos – El Cohete a la Luna

No fue el Presidente electo Javier Milei, sino el ex Presidente derrotado Maurizio Macrì quien formuló la amenaza. En diálogo con uno de los periodistas que le lanzan centros para que cabecee, dijo que “el núcleo revolucionario de Javier Milei formado por jóvenes no se va a quedar en casa si estos señores empiezan a tirar toneladas de piedras, los jóvenes van a salir. Entonces los orcos van a tener que medir muy bien cuando quieran salir a la calle a hacer desmanes”. Ya veremos quiénes son los jóvenes revolucionarios. Los orcos son los monstruos de la mitología celta que Tolkien retomó en El señor de los anillos, caníbales deformes de piel verde, que expresan con gruñidos el odio que los anima.

El fundador del PRO concibe con esa palabra del inglés antiguo, que en castellano también puede traducirse por ogro, a quienes resistieron las políticas de su gobierno y anuncian su desacuerdo con algunos de los anuncios de Milei, de trozar la Argentina con su motosierra. La CGT le respondió que expresa un espíritu de venganza por todo lo que quiso y no pudo demoler durante su gobierno y expresó dudas de que Milei se resigne a ser instrumento del ex Presidente. Su secretario general Héctor Daer dijo que “ni nosotros ni los jóvenes estamos dispuestos a una batalla campal para debatir ideas. Las ideas se debaten frente a los ojos del pueblo argentino”. Sobre la aversión de la CGT a las batallas no hay dudas, respecto de los “jóvenes revolucionarios”, está por verse. De lo que no hay dudas es acerca de la imprescindible masividad de cualquier acción de resistencia, si no quiere ser funcional al proyecto neoliberal.

La ndrina del Calabrés

Lo que Macrì diga o haga importa en tanto sirve como habilitación para que los Falcon verdes salgan del taller mecánico y se multipliquen las amenazas, no sólo en las redes sino en los territorios donde se perciben los efectos de las decisiones de la alta política. Los elfos que las realizan no son jóvenes ni bellos, como los mitológicos, pero sí muy expresivos. Marco Antonio Chediek, director de estrategia corporativa de la empresa constructora Grupo Chediek, promete el mismo tratamiento que sufrió en Bolivia el ex Presidente Evo Morales. Su amenaza prefigura la coordinación de grupos de choque con fuerzas de seguridad. “La Policía no va a reprimir, va a dejar que las cosas sucedan como tienen que suceder, estás notificado”. También aconseja llevar “chalecos, porque de este lado no hay balas de goma”.

La Secretaría de Derechos Humanos presentó una denuncia penal en contra de este declarado admirador de Bukele, técnico mecánico de aviación, recibido en la Escuela Nacional Técnica N° 1 de la Fuerza Aérea en El Palomar. En su página de LinkedIn se vanagloria de su capacidad de análisis.

Marco Antonio Chediek. Las amenazas.

Lugares de detención

María Eugenia Talerico, una abonada a los seminarios en la Universidad de Miami que organiza el Comando Sur, anunció el uso del “Monopolio de la Fuerza en el marco del Estado de Derecho si quieren desestabilizar al Presidente elegido por el 55% de la ciudadanía. La designación de quien esté a cargo del Ministerio de Seguridad es estratégica. La coordinación de todas las fuerzas de seguridad y el acondicionamiento de Lugares de Detención será indispensable”. Talerico conoce bien la Unidad de Información Financiera (UIF): Macrì la designó como subdirectora, pero antes había actuado como abogada defensora de los directivos del HSBC investigados por lavado de dinero.

Milei había dicho la noche de las elecciones: “Dentro de la ley todo, fuera de la ley nada”. Pero la pugna por la conformación del gabinete nacional relativiza la limitación que implican esas palabras. Aunque Milei dijo que sólo él o su oficina como Presidente electo haría los anuncios sobre designaciones, el jueves por vía de trascendidos se difundió que ocuparían los ministerios clave de Economía y de Seguridad Luis Toto Caputo y Patio Bullrich.

Caputo y Bullrich tienen relación con los jóvenes revolucionarios federales: la empresa familiar del anunciado ministro, Caputo Hermanos, financió al fabricante de guillotinas y teas Jonathan Morel. A través de su principal colaborador, Bullrich está implicada en el intento de asesinar a Cristina. Morel es un carpintero novel sin antecedentes de trabajos similares, al que Caputo Hermanos le compró mobiliario de lujo para un edificio en Vaca Muerta, a 1.200 kilómetros de distancia. Cuando el juez Marcelo Martínez de Giorgi quiso conocer detalles del negocio, Caputo Hermanos respondió a través del abogado Matías Cúneo Libarona, hermano menor y abogado del estudio del designado ministro de Justicia de Milei, Mariano Cúneo Libarona. La ndrina del Calabrés está activa y no sería sabio subestimarlo.

El viernes, La Nación y Clarín coincidieron en afirmar que ni Caputo ni Bullrich fueron designaciones de Macrì. Afirman que Caputo llevaba meses trabajando para Milei y que se había reunido en su nombre con el FMI. Además, el ex Presidente manda decir que está furioso con Bullrich, que aceptó el ofrecimiento de Milei mientras él atendía cuestiones muy importantes en Medio Oriente, que no guardan relación con Gaza. Por su parte Bullrich comunicó que había aceptado el cargo a título personal, declaración insólita en quien sigue presidiendo el PRO. Se lo recordó el gobernador electo de Entre Ríos, Rogelio Frigerio (n), quien directamente le pidió la renuncia al cargo partidario. “Nos eligieron para ser oposición”, precisó.

El humor de Macrì ya era agrio cuando Milei desdeñó sus propuestas de nombrar a Germán Garavano en Justicia y a Javier Iguacel en YPF. Estas novedades también convulsionaron a los libertarios. Emilio Ocampo renunció a ocupar el Banco Central, porque no acuerda con la designación de Caputo, en lo que coincide con el gurú del CEMA, Carlos Rodríguez, quien se alejó como jefe de asesores de Milei, alegando que Caputo sólo sabe colocar deuda, pero nada de economía. Eso es tan cierto que, desde Washington, el FMI dejó saber que sus directivos Rodrigo Valdés y Luis Cubeddu lo habían sacado carpiendo cuando sondeó la posibilidad de un nuevo préstamo de 10.000 millones de dólares. El plan en el que está trabajando ahora consiste en enajenar el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES y el paquete mayoritario de YPF, como respaldo para un nuevo endeudamiento. Cuando haya que pagar esa deuda, volverán a subirse los impuestos, rezongó Carlos Rodríguez.

En lugar de Ocampo, se anunció que iría al Banco Central su ex director con Macrì, Demian Reidel. Pero ayer también se conoció que Reidel declinó la designación, en desacuerdo con los propósitos de Caputo. También la víctima Carolina Píparo fue desembarcada con malos modos de la ANSES, donde asumirá Osvaldo Giordano. Pese a ser ministro del candidato presidencial Juan Schiaretti, Giordano asistió al lanzamiento de su competidora Bullrich en Córdoba, por si alguien tenía dudas de que su única referencia inamovible es el poder económico cordobés encarnado por la Fundación Mediterránea. La confusión interna es tan grande, que el viernes la oficina del Presidente electo informó que los únicos confirmados son Giordano en la ANSES y Horacio Marín en YPF. Pero además agregó que “ante los falsos rumores difundidos, deseamos aclarar que el cierre del Banco Central no es un asunto negociable”. Quién, cómo y cuándo, te las debo.

Ma-tar-los

El 11 y el 18 de septiembre de 2022, en las notas “Si sólo queda rezar” y “La conjura de los necios“, El Cohete reveló dos conversaciones en Twitter Space, administradas por Morel, tituladas “¿Y si nos volvemos montoneros?” y “Amor en Recoleta”. El 23 de agosto, al día siguiente de la finalización del alegato del fiscal Diego Luciani, la usuaria Libertad SOSCuba anuncia: “Se vienen tiempos violentos y hay que actuar”. Agrega que habló con la esposa de un militar retirado, que estuvo en varias guerras y dijo que “esto se resuelve con sangre”. Morel asiente: “Hay que matarlos, ma-tar-los”. Un tercero lo cuestiona:

No hay que matarlos porque estos tipos lo que quieren ahora es otro Maximiliano Kosteki Darío Santillán, que terminaron teniendo el nombre de una estación.

Muy exaltado, Gastón Guerra dice: “Si no quieren eso, no mates dos, matá 100”. Guerra es uno de los revolucionarios federales que se fotografió en el departamento de la vecina, Ximena de Tezanos Pinto, a dos metros de Cristina.

En una entrevista con la radio Con Vos, Morel dice que con la política y la legalidad no se puede hacer nada, por lo cual recomienda organizarse para “prender fuego al país” y “matarlos a todos”. En su perfil, manifiesta su deseo de: “Bala a los kirchneristas”. El soldado voluntario del Ejército Franco Castelli, que el día anterior al atentado contra Cristina fue detenido luego de agredir con una llave inglesa a los militantes que la acompañaban frente a su departamento, le cuenta que en Santa Cruz suele cruzarse con Máximo Kirchner.

—¿Cómo no lo mataste? —le pregunta Morel.

En el chat del sábado 27 de agosto titulado “Amor en Recoleta”, Morel también dice:

Cuando el pueblo de tibios se organice van a tener muertos de verdad, no van a tener uno (…). Ponga a calentar una olla, señora, haga patria. ¡Por favor, pelalo como un chancho!

“La conjura de los necios” cuenta que al producirse el atentado contra la Vicepresidenta, el periodista Nicolás Baintrub llamó a Morel, sobre quien estaba preparando una nota. Su primera reacción fue lamentar que el asesino hubiera fallado. La misma nota de El Cohete reseña quiénes acompañaron al segundo de Bullrich en el Ministerio de Seguridad y jefe de su campaña proselitista, Gerardo Milman, en el profético pedido de informes presentado el 18 de agosto, vaticinando el atentado del 1° de septiembre, en estos términos: “No vaya a ser que algún vanguardista iluminado pretenda favorecer el clima de violencia que se está armando, con un falso ataque a la figura de Cristina, para victimizarla, sacarla de entre las cuerdas judiciales en las que se halla y no puede salir, y recrear un nuevo 17 de octubre que la reivindique ante sus seguidores”. Ellos son:

  • Francisco Sánchez (el diputado cambiante que pidió la pena de muerte para Cristina),
  • Pablo Torello (hermano del jefe de asesores de Macrì, José María Torello, en cuya oficina en la Casa Rosada atendía Fabián Rodríguez Simón)
  • Ingrid Jetter (a quien su secretaria Andrea Cappa Piazza denunció por exigirle la entrega del 75% de su sueldo, bajo amenaza de despido),
  • Héctor Stefani (autor de un proyecto que elimina las indemnizaciones por despido y las reemplaza por un seguro temporario; otro que elimina los aportes sindicales de trabajadores no afiliados y uno de proscripción a dirigentes sindicales condenados por algún tribunal); y
  • Alberto Asseff (firmante de un proyecto que anula todas las leyes que permitieron juzgar a los autores de Crímenes de Lesa Humanidad, porque los considera actos de guerra cometidos en derecho de represalia).

El mayor aporte de Irina Hauser en su libro Muerta o presa es haber hallado en el expediente judicial una foto de Milei con Sabag Montiel, el frustrado asesino de CFK.

Esta semana, Morel se acercó a la residencia de Olivos para saludar a Milei, que departía con Alberto Fernández.

Que cuatro años es nada

Sectores que tuvieron destacado rol en la reafirmación de la candidatura de Axel Kicillof a un segundo mandato como gobernador de Buenos Aires y participaron de modo activo en la campaña electoral, se apresuraron a postularlo como el líder del peronismo en la etapa que se inicia y potencial candidato en 2027. Identificados como La Mesa de Ensenada, pasaron meses insistiendo en que la única candidatura presidencial aceptable era la de Cristina, pese a las señas inequívocas que ella emitía en contrario. Prefirieron atribuirlas a la voluntad de Máximo Kirchner, quien sólo expresaba el conocimiento de primera mano que tenía de la voluntad de su madre. Disipar ese equívoco es una tarea pendiente, cuya urgencia se acentúa por el resultado electoral.

Kicillof mismo mantuvo silencio. Aunque la tarea que le proponen no le disgusta, tiene más conciencia que un intendente o que un ministro sobre la complejidad del momento. Por un lado, nunca ha dejado de reconocer el liderazgo de CFK, a quien se dirige con un respeto reverencial, hasta en los menores detalles. Por ejemplo, es uno de los dirigentes que tratan de usted a la Vicepresidenta. Por otro, su mirada está puesta mucho más acá de 2027, en el pago de sueldos y aguinaldos en diciembre. Esto responde a inamovibles razones estructurales. Para asegurarlo y para que los municipios puedan devolver las deudas contraídas con la provincia, pidió autorización a la Legislatura para colocar deuda en pesos por 150 millones de dólares. Cristina le hizo una sola sugerencia a Kicillof: que amplíe su espacio, que haga política, que no se encierre en su núcleo de amigos.

Raúl Alfonsín impulsó la aún vigente ley de coparticipación en 1988, cuando el gobernador era Alejandro Armendariz, el último radical que llegó al cargo, porque sin los votos de la mayoría peronista en el Senado hubiera debido renunciar aún antes a la presidencia, y fue sancionada pocos días después de la asunción del peronista Antonio Cafiero, quien se pensaba como futuro Presidente. La reforma constitucional de 1994 agregó otra dificultad al atribuir poder de veto a todas las provincias en la coparticipación, ya que ningún cambio podrá sancionarse “sin la aprobación de la provincia interesada”. Por eso han pasado 35 años y ocho presidencias en las que se le aplicaron un centenar de parches, pactos fiscales, refinanciamientos de la Nación, fondos especiales y autorizaciones para endeudarse en el exterior, pero no fue posible modificarla. La negociación constante entre Buenos Aires y la Nación fue cambiando según el momento político, y permitió al Poder Ejecutivo recostarse en el resto de las provincias para frenar a los bonaerenses.

Eduardo Duhalde consiguió el apetecible Fondo del Conurbano, como condición para dejar la vicepresidencia y competir por la gobernación provincial en 1991, pero en los estertores de su mandato Fernando De la Rúa lo redujo a cambio chico. En 2005 Duhalde intentó confrontar con Kirchner enarbolando la bandera de la coparticipación. Ese error descalificatorio reunió en torno del Presidente a todas las provincias y acabó con la carrera política del estadista de Lomas de Zamora. La reforma de 1994 tuvo un efecto perverso para Buenos Aires: al suprimir el Colegio Electoral tornó decisivo su 37% del padrón de electores para decidir el poder nacional; pero al congelar su porcentaje de la masa coparticipable bien por debajo del de su población, la condenó a vivir de lo propio o de la merced presidencial. Esta es la segunda vez en 40 años que provincia y Nación son gobernados por distintas fuerzas políticas. La anterior, el gobernador Carlos Rückauf le dejó el fierro hirviendo a su vice, Felipe Solá, quien capeó la crisis mediante la emisión de patacones.

El kirchnerismo acudió a un Programa Federal de Desendeudamiento y el gobierno nacional transfirió cuantiosos fondos a las provincias para la ejecución de obra pública, inversiones que implicaron mayor actividad, consumo e impuestos provinciales. También se hizo cargo de millones de jubilados, pensionados y veteranos; pagó subsidios por el transporte, el gas y la energía; financió asistencia social, planes de empleo, vivienda e infraestructura, el presupuesto de las universidades que funcionan en las provincias y el fondo de incentivo a los docentes.

La dureza del mercado, que no permite ilusionar a las provincias con nuevo endeudamiento y la decisión de Milei de cerrar todos los grifos de la Nación, plantea un problema de supervivencia no sólo a Kicillof sino a todos los gobernadores, incluyendo los de Juntos por el Cambio. La Libertad Avanza no tiene ni uno, y no más de un puñado de intendencias, ninguna significativa. Los argumentos con que Milei anunció la paralización de la obra pública son insostenibles. La idea de que si no hay inversores privados es porque esa obra no es necesaria, desconoce el ABC probado en todo el mundo en este tipo de emprendimientos. Sin el Estado, Alemania, Estados Unidos, Corea del Sur, serían economías de subsistencia. Los programas de Participación Público Privada fueron un fracaso estruendoso en España, el Reino Unido y la Argentina de Macrì.

Si el nuevo Presidente cumple su promesa, no sólo habrá miles de despidos y quiebras en serie de constructoras. La Argentina retrogradará no hasta el idealizado siglo XIX, sino hasta los años de la colonia.

El culpable es el otro, o la otra

La obsesiva búsqueda de culpables de la derrota tiene una candidata infalible en la Vicepresidenta, lapidada por derecha y por izquierda. Esto incluye al fantasma que aún habita la residencia presidencial de Olivos, quien no encontró mejor balance de su peripecia que reivindicar su obstinado enfrentamiento con quien le dio una oportunidad histórica. Lo repetirá en España, a donde partirá con esposa y bebé al día siguiente de terminar su triste mandato. La crítica de los liberales de izquierda, expresada en sesudos editoriales de revistas con marcas otrora prestigiosas, es que la derrota sobrevino porque el peronismo no fue a fondo con su proyecto reformista. Lo que hoy le ocurre a Cristina no es muy diferente de lo que padeció Perón entre su derrocamiento en 1955 y su retorno en 1973. Lo que no se preguntaron ni entonces ni ahora es por qué no hicieron ellos, que tienen todo tan claro, la revolución que acusan al peronismo de no realizar. Desde el otro lado, insisten en la disparatada homologación de La Cámpora y Montoneros.

Pero además, el mapa electoral definido por el escrutinio definitivo indica que los patriotas perdieron en todo el país, salvo en los cuatro distritos que en forma explícita y manifiesta se reivindicaron como kirchneristas: las provincias de Buenos Aires, Chaco, Formosa y Santiago del Estero. Otro tanto ocurrió en los municipios del Conurbano bonaerense donde La Cámpora había prevalecido en las elecciones generales de octubre, como Quilmes, Lanús y Hurlingham. También los kirchneristas no camporistas se impusieron con nitidez, en Berisso, Ensenada y Avellaneda. Massa hizo un enorme esfuerzo durante la campaña, pero hubiera sido un milagro que el electorado prefiriera al ministro de Economía de una gestión que termina con cerca de 140% de inflación anual. Como dijo una militante: si eso ocurre hay que quemar el manual de conducción, tomar la Biblia y salir a predicar.

Cristina no la tendrá fácil, porque el cepo judicial se cierra sobre ella amenazante, y las últimas decisiones de las cámaras de apelaciones y de casación federal, que rechazaron lisa y llanamente todas sus presentaciones, demuestran una inconmovible hostilidad. Pero, además de un liderazgo personal como no se conoció desde tiempos de Perón, conserva posiciones institucionales que nadie puede desconocer. En el Senado llegaría al quórum propio, sumando a las 33 bancas patriotas las de los aliados de Misiones, Río Negro, Entre Ríos y Corrientes.

Entre sus integrantes están quienes sostienen que no hay razones para entregarle la presidencia provisional del cuerpo a quien sólo tiene 7 senadores. Otros piensan que más importante que ese cargo ceremonial son las secretarías parlamentaria y administrativa y las presidencias de las principales comisiones. En Diputados, UxP quedó más lejos, pero de todos modos como primera minoría. Milei ni siquiera reivindica la presidencia de Diputados para su fuerza. En cambio, pretende que la encabece Florencio Randazzo, un candidato opositor. Esta es una tarea insólita para un huérfano político al que solo le responden 3 diputados. Aun si a sus 37 bancas sumara las 50 del PRO, Milei no llegaría al quórum propio, de 129. Y quedaría dos por debajo de los 2/3 que preservan al Presidente del Juicio político.

Apenas 44 días

¿Por qué pensar estas cosas desagradables, cuando el nuevo Presidente aún no asumió? Milei dijo que será el primer Presidente libertario en la historia de la humanidad. Pero tampoco eso puede tomarse al pie de la letra. Quien lo precedió, hace apenas 14 meses, fue la Primer Ministra británica Liz Truss. Su récord es impactante. Asumió el 6 de septiembre de 2022, mientras agonizaba la reina Isabel, y el 23 anunció su plan fiscal, que consistía en una rebaja de impuestos a los ricos, no compensada por otras medidas. El premio Nóbel de economía, Paul Krugman, escribió en el New York Times que los mercados financieros detestaron la medida, las tasas de interés se dispararon, la libra se desplomó y el gobierno se vio obligado a dar marcha atrás. Su tasa de aprobación entre el electorado se redujo al 9%, y luego de apenas 44 días en el cargo, Truss presentó su renuncia al Rey Carlos III. Según el registro de The Economist, fue la jefa de gobierno más fugaz de la historia. Para encontrar un precedente hay que remontarse a dos siglos atrás, con los 119 días que duró como Primer Ministro George Canning. Pero en su caso la causa no fue su política, sino la muerte por tuberculosis. Para el Wall Street Journal, debido a la experiencia de Liz Truss “los defensores del libre mercado temen que el caos de las últimas semanas volverá políticamente tóxica durante los próximos años la idea de reducciones impositivas”.

Los conservadores de Estados Unidos e Inglaterra no se han vuelto populistas, pero las ideas estrambóticas no son el pasaje más seguro a la gobernabilidad democrática.

Notas Relacionadas

Otra vez será – Horacio Verbitsky en El Cohete a la Luna

Otra vez será – Horacio Verbitsky en El Cohete…

El Presidente Javier Milei reprimió su furia contra la división de poderes propia del sistema republicano y representativo, que en cinco…
Horacio Verbitsky: Tiros en los pies – El Cohete a la Luna

Horacio Verbitsky: Tiros en los pies – El Cohete…

El gobernador Axel Kicillof sería la principal víctima de la andanada antikirchnerista que se desató en la provincia de Buenos Aires.…